Carta a Bilise, de un visitante de Andode

El día 12 de Junio la ONU, celebra el día mundial del trabajo infantil. 

 

 

El trabajo infantil comprende el trabajo que los niños son demasiado jóvenes para realizar y/o el trabajo que, por su naturaleza o circunstancias, es probable que dañe su salud, seguridad o integridad moral. (ONU)

 

Según fuentes de Naciones unidas: En la actualidad, 160 millones de niños siguen trabajando. Es decir, casi uno de cada diez niños en todo el mundo. África ocupa el primer lugar entre las regiones, tanto por porcentaje de niños en trabajo infantil (una quinta parte) como el número absoluto de niños en situación de trabajo infantil: 72 millones.

 

 

Para conmemorar este día compartimos el testimonio de un voluntario que viajó a la misión de Andode,  nuestra contraparte en el terreno,  para compartir una experiencia de cooperación, con las misioneras de la MCSPA En esta carta Luis Vaciero, nos trasmite la impresión que Bilise, una niña etíope ha dejado en él. Esta niña que tuvo raquitismo y desnutrición, esta junto a su familia y las misioneras, recibiendo atención médica adecuada, nutrición y educación en la escuela.

 

                                

 

“Es bien sabido por todo el mundo que viajar abre la mente. Lo que no es tan sabido, pero también cierto, es que viajar abre muchas otras cosas. Abre los ojos a nuevos paisajes. Abre la boca y el oído a nuevos lenguajes y sonidos. Abre las ganas por descubrir cosas nuevas. Y abre el corazón a otras personas.

Esto ha sido Etiopía para mí, apertura. Descubrir paisajes maravillosos, animales que nunca había visto. Descubrir el amárico y sus palabras rápidas y entremezcladas. Descubrir culturas y tradiciones que ni siquiera había imaginado nunca, y descubrir a gente maravillosa, como Sita, la misionera María José o Bilise.

 Y como con los dos primeros he podido hablar, aunque fuera un mero chapurreo en inglés, he sido capaz de expresarles mi agradecimiento y afecto. Pero es a ti Bilise, pequeña Bilise, a la que lego esta carta con la esperanza de que un día la leas y entiendas lo que significó conocerte.

Eres el resumen de nuestro viaje Bilise, una representación del pueblo etíope. Eres una niña herida, marcada con cicatrices y dolores, al igual que tu país, el cual se encuentra maltrecho y sumido en una guerra civil. Tienes pocos juguetes, menos de los que deberías. Etiopía no necesita juguetes, pero sí agua, y por desgracia tampoco tiene toda la que necesita. Últimamente no puedes ir al colegio, ese trampolín que nos permite desarrollar nuestro conocimiento y formarnos en múltiples aspectos de la vida. 

Etiopía por desgracia tampoco puede ir al colegio en malas épocas, pues por desgracia los libros no se beben, y los  pupitres no se comen. 

Pero también eres una niña sonriente, alegre, con una sonrisa que ilumina tu cara. Etiopía también es alegre, bajo la sonrisa del sol africano sus gentes son abiertas y amables, superando las adversidades con buena cara siempre. Eres enérgica, con tus ejercicios, correteos y juegos. La gente de Etiopía también es enérgica y madrugadora, exprimiendo al máximo todas las horas del día.

Y también eres buena, pues no dudaste en compartir los juguetes que te llevamos con tus compañeras, así como agradecer afectuosamente a cada uno de nosotros cada cosa que llevamos. Etiopía también es buena, sus gentes son buenas. Te abren las puertas de sus negocios, de sus familias, de sus hogares. Se preocupan por los demás y por no dejar a nadie de lado.

Y es por eso por lo que tu Bilise, junto con tu precioso país y sus buenas gentes, habéis dejado la puerta de mi corazón abierta de par en par, una puerta que nunca se cerrará”.

Luis Vaciero González-Lamuño

     

A todos los niños y niñas, benefactores de nuestros proyectos en Kenia, Etiopía, Malawi y Sudán. Dedicamos nuestro esfuerzo para que a través de nuestros proyectos tengan acceso al agua, la sanidad, educación y nutrición, estas herramientas les ayudarán para su futuro y nos ayudará a erradicar el trabajo infantil.

 

Gracias a los voluntarios que como Luis recogen la belleza de los niños de áfrica y nos ayudan a ayudar.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll Up